El placer de viajar: un día pesquero en Bali

Barcas_Jimbaran_alt

Cuando pensamos en Bali, nos suelen venir a la mente playas paradisíacas llenas de surfistas, impresionantes templos, arrozales en terraza… pero, por variar, ¿por qué no pasar un día pesquero? Mi propuesta: Jimbaran.

Jimbaran es un pueblo que se encuentra a menos de seis kilómetros del aeropuerto principal de Bali, en Denpasar. De hecho desde algunos puntos de la playa puedes ver al fondo cómo aterrizan los aviones. Esto lo convierte en un lugar ideal para pasar la primera noche en Bali, o la última, si los horarios de tus vuelos no te permiten adentrarte más en la isla.

  • PLAYA

Puesta_sol_Jimbaran_alt

La playa es una maravilla: interminable, de arena realmente fina y con menos de la mitad de gente que en la cercana Kuta. También mucha menos fiesta, claro. Durante el día, en el mes de junio, puedes estar prácticamente solo. El color del agua era de un turquesa precioso y estaba relativamente limpia.

La hora punta es al anochecer, cuando familias enteras y grupos de jóvenes se acercan a la playa a disfrutar de la impresionante puesta de sol. ¡Y es que merece la pena! Y si no quieres verla desde la arena, hay muchos restaurantes y algún que otro bar a borde de playa con mesas en primera fila.

 

  • MERCADO DE PESCADO

Mercado_pescado_Jimbaran_altJimbaran es un pueblo muy curioso, donde hoteles relativamente lujosos (pero bastante asequibles) se mezclan con las pequeñas casas de los pescadores. Y precisamente su principal atractivo es su tradición pesquera.

Al borde de la playa o en el muelle podemos ver las coloridas barcas tradicionales de madera, realmente fotogéncias. Y, junto al muelle, en un pequeño edificio, el mercado de pescado.

¡Advertencia! Para ir al mercado, lo mejor es que llevéis unas chanclas… el suelo está lleno de agua «muy aromatizada».

Después, una vez dentro, podréis pasear entre decenas de puestecillos con pescado y marisco recién cogido en la zona. ¡En mi vida había visto langostas de ese tamaño! Eso sí (quizá por ser turista y pésima regateando), el precio era bastante acorde.

Cuando le hayáis echado el ojo a un buen pez, llevároslo, porque alrededor del mercado hay numerosos sitios donde os lo prepararán a la brasa por un precio realmente módico (no recuerdo exactamente, pero no creo que llegase a los 3 euros).

Pescado_brasa_Jimbaran_alt

Un buen sitio es el Warung Hawaii. Se trata de una opción intermedia: ni tan pijo como los restaurantes de primera línea de playa ni tan auténtico como las tascas más cercanas al puerto (que también son tentadoras…). Vamos, un lugar modesto, barato y con mezcla de gente local y turistas.

Tiene un gran patio delante con numerosas mesas al aire libre. El pescado estaba exquisito, cocinado a la brasa con un adobo buenísimo y acompañado de varias salsas. Además, el servicio fue realmente amable.

 

  • OTROS PEQUEÑOS PLACERES

Si todavía te sobra tiempo, en la zona puedes encontrar muchos establecimientos de masajes y manicura/pedicura, algún spa en los hoteles, un pequeño mercado de artesanía y algún templo pequeño pero muy interesante. ¡Ah! Y cuando estéis de paseo, estad atentos a un vendedor ambulante de cacahuetes. Va en bici y vende ramilletes de cacahuetes hervidos o cocinados al vapor… realmente curioso. ¡Y los cacahuetes muy ricos!

 

En definitiva, un pueblo pesquero encantador donde pasar un día relajante, tranquilo… recuperándote del vuelo o preparándote para el siguiente.

 

M.

Deja un comentario