Cómo escoger la maleta perfecta.

 

Está claro que, para andar con la maleta a cuestas (el título de esta sección) hace falta… ¡una maleta! Y muchas otras cosas… pero por algún sitio hay que empezar.

La elección de la maleta perfecta depende del tipo de viajero que seamos. Y, en realidad, como nada es blanco o negro, es muy probable que nos gusten diferentes tipos de viaje y, si el dinero y espacio nos lo permiten, tengamos diferentes tipos de maleta. Pero, a la hora de comprar una maleta, ¿qué debemos tener en cuenta?

Tamaño

En este caso, importa y mucho. ¿Haces escapadas de dos días o expediciones de un mes? Después de tener maletas del tamaño del baúl de la Piquer y otras en que no cabía ni un sujetador (con relleno), me he quedado con dos tamaños que me resultan ideales.

Por un lado, la maleta que facturo tiene unas dimensiones relativamente grandes. Porque, ya que vamos a facturarla de todos modos, ¿para que apelotonar las cosas y llegar con todo arrugado? Por ejemplo, una capacidad de 100 l.

Por otro, la maleta de mano tiene que tener las medidas máximas de las aerolíneas más exigentes (quizá, ¿Ryanair?), pero optimizando el espacio al máximo. Para ello, lo mejor es consultar los litros, puesto que aunque dos maletas tengan las mismas dimensiones, la capacidad en litros varía por diversos motivos. Normalmente, las de apertura superior (no al medio) y de tela, no rígidas, son las más espaciosas y las más ligeras. Yo a mi madre le compré una muy colorida de American Tourister que tiene hasta un bolsillo delante donde cabe y va bien protegido el portátil.

Color

¿No te ha pasado que estás en la cinta de recogida de equipajes y todas las maletas parecen iguales? ¡Sé atrevido/a! Un color llamativo y alegre te ayudará a reconocer tu maleta a distancia. Eso sí, que no sea demasiado claro, que todos sabemos cómo acaban las pobres tras un par de vuelos…

Cierre

Para mí lo ideal es que tengan la opción de bloquear los dos extremos de la cremallera en un cierre con contraseña numérica. Porque, si usas un candado, ¿quién te impide perder la llave y tener que cargarte la maleta enterita? Además, este tipo de método te permite dejarla desbloqueada cuando viajas a ciertos destinos, como Estados Unidos, donde siempre que he llevado una maleta con candado, lo han roto y me la han inspeccionado. Eso sí, luego me dejaban una amable nota dentro informándome…

Número de ruedas

En la maleta grande, tener cuatro ruedas es toda una comodidad. Así en vez de arrastrarla, simplemente la empujas. En las maletas de cabina, no es imprescindible y en ocasiones te hacen perder espacio dentro, así que prefiero dos ruedas.

División

Por último, solo comentaros que resulta comodísimo tener una maleta para facturar que se divida en dos (que se abra por la mitad y no solo por arriba). Y si tiene unos cuantos bolsillos interiores, mejor que mejor.

¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestra maleta ideal?

M.

 

Deja un comentario