Trdelník: el dulce navideño checo (¿y/o eslovaco?) contra el frío

La Navidad en Praga es realmente especial. El centro de la ciudad ya de por sí parece salido de un cuento, pero si encima lo cubres de nieve, el resultado es completamente bucólico. Y en este contexto cada año se celebra en la plaza mayor (Staré Mesto), con la catedral y las casitas de colores de fondo, el típico mercadillo de Navidad en torno a un árbol por lo general suntuosamente decorado.

Paseando por el mercado entre puestos de artesanía, galletas de jengibre decoradas con formas navideñas, vendedores del típico vino caliente (tan habitual en los mercados del norte y centro de Europa) y una multitud de turistas, nos asalta de repente, sin preaviso, un delicioso e intenso olor a canela. Completamente irresistible.

Siguiendo su rastro por el mercado llegamos a un puesto donde anuncian los típicos TRDELNÍK. ¿Qué son? En realidad, la masa es muy sencilla y común a tantos otros dulces de todo el mundo: harina, mantequilla, huevos, levadura… Lo realmente curioso de este manjar es el modo de prepararlo. La masa se extiende con la forma de una larga tira que, después, se enrolla en unos cilindros o tubos (trdlo en checo, de ahí el nombre) de metal que se colocan sobre las brasas para cocinar el dulce. Una vez dorados, bien calentitos, se cubren con una mezcla de azúcar y canela. Deliciosos. De verdad.

¿Por qué digo en el título que es un dulce contra el frío? En las gélidas tardes y noches del invierno praguense, durante el cual anochece bien pronto, cuando coges el trdelník bien calentito entre las manos, entras inmediatamente en calor. No solo porque está recién hecho (¡cuidado que quema!), sino por la sensación de bienestar que te transmite… una sensación solo comparable con la que nos provocan los platos de puchero de las abuelas, el ponche que nos daban de pequeños cuando teníamos gripe o el calorcito de una chimenea en un día de lluvia. Sensación de Navidad a la vuelta de la esquina. Sensación de hogar.

¡No olvidéis probarlo si visitáis la República Checa (y otros países de la zona)! Pero optad por el clásico, el más sencillo… nada de las nuevas versiones bañadas en nata y recubiertas por chocolate.

Y, si os atrevéis a prepararlo vosotros mismos, encontraréis los moldes para hacerlos en casa aquí.

Dobrou chut’! (Lo cual en checo significa, ¡buen provecho!).

M.

P. S.: tuvo tanto éxito entre los turistas que en la actualidad lo venden en muchos sitios y no solo por Navidad. Aunque la sensación aquella le aporta un plus.

Foto: gentileza de www.pixabay.com (usuario: fishinkaa).

Un comentario en “Trdelník: el dulce navideño checo (¿y/o eslovaco?) contra el frío

Deja un comentario